calderas de condensación

Calderas de condensación: en qué me debo fijar para elegir bien

A la hora de comprar una caldera nueva, es imprescindible primero ponerse en manos de un instalador experto y autorizado; en segundo lugar, hay que tener un mínimo conocimiento de las opciones que el mercado te ofrece y de lo que buscas según tus necesidades, sin olvidar la normativa vigente en ese momento. Las calderas que podemos encontrar en nuestros hogares a día de hoy son las de tipo atmosférica, que fueron prohibidas desde el 1 de enero de 2010 debido al peligro que representan y las sustancias contaminantes que expulsaban, y las de tipo estancas. Dentro de las calderas estancas encontramos las convencionales, prohibidas desde 2015, las de bajo NOX y las de condensación.

calderas de condensaciónCalderas de condensación

Las calderas de condensación son la que mayor eficiencia ofrecen actualmente, además ahorran entre un 20% y un 30% en combustible.

El ahorro de las calderas de condensación, en este caso, se debe a que su sistema de funcionamiento permite que, aproximadamente, un 11% del calor que se ha producido en la condensación se reutilice.

A la hora de instalarla, se necesita un desagüe porque genera agua en pequeñas cantidades, pero son las más recomendables. Además, el rendimiento puede llegar en muchos casos al 109%.

Ventajas de calderas de condensación

Las calderas de condensación son las calderas de gas recomendadas para instalar en tu vivienda porque ofrecen numerosas ventajas para los usuarios, como por ejemplo, que aportan un alto nivel de confort y son la mejor solución para obtener calefacción y agua caliente (por el ahorro que garantizan).

A diferencia de las calderas tradicionales, son capaces de aprovechar el calor generado ya que enfrían el vapor de agua contenido en los humos que provienen de la combustión. Gracias a esto, ofrecen un máximo rendimiento, como dijimos antes, de más del 100%, destacando por ser las calderas más eficientes del mercado.

Pensadas para los más ahorradores, estas calderas de condensación permiten gastar menos energía, llegando a tener hasta un 20% de ahorro en el consumo de gas. Por lo tanto, decimos que aunque la inversión inicial pueda ser mayor, el consumo a corto, medio y largo plazo será mucho menor y compensará la diferencia.

Respecto al daño al medio ambiente, las calderas de condensación son respetuosas, ya que reducen la emisión de gases contaminantes de forma más efectiva que las calderas convencionales siendo, en definitiva, aparatos fiables, seguros y con una vida media más larga.

Teniendo en cuenta todo esto, vemos que cuanto antes renueves tu caldera por una de condensación, más dinero ahorrarás. Con una caldera Intergas, amortizas la inversión mejor, ya que, al no tener válvula de tres vías, la probabilidad de que se rompa es mucho más baja.