Cómo purgar radiadores de manera fácil

El verano es el momento ideal para poner a punto nuestro sistema de calefacción de cara a cuando llegue el frío. En este artículo, te contamos cómo purgar radiadores paso a paso.

Cómo purgar radiadores

Por qué se debe purgar

La purga de radiadores es una tarea de mantenimiento necesaria que se debe realizar para eliminar el aire de estos. Con ello, conseguimos optimizar su uso.

La presencia de aire hace que estos no funcionen al 100% y se derrocha energía (usamos la misma para subir la temperatura agua, pero los radiadores no calientan con la misma potencia).

Pasos para purgar radiadores

La primera recomendación es realizar la purga cuando el sistema no esté en uso. Así, evitamos interrumpir el funcionamiento de estos.

Lo primero es comprobar si realmente es necesario llevar a cabo esta acción. La forma más rápida y simple de hacerlo es comprobar la temperatura de la parte de arriba y de abajo del radiador. Si está más caliente por debajo, quiere decir que tiene aire y que la purga es necesaria. Esto se debe a que el aire, al ser más ligero que el agua, tiende a subir y se acumula arriba.

Si debemos purgar, el primer paso es situar una barreño, o cualquier recipiente, bajo la llave del radiador. En el proceso de purga, sale agua y el recipiente que situemos evitará que mojemos el suelo.

Tras esto, debemos abrir la llave usando un destornillador. En cuanto esté abierta, empezará a salir aire y agua de forma discontinua. No debemos cerrarla hasta que solo salga agua (cuando esto suceda, querrá decir que no queda aire dentro del radiador).

Esta operación se debe realizar en todos los radiadores de la vivienda. Es recomendable que se haga siguiendo el flujo del agua.

Si tienes calefacción central, esta operación puede influir en el conjunto de la instalación. En caso de no estar seguro de haber realizado correctamente la purga, se recomienda contactar con el responsable del mantenimiento de la instalación (o, en su defecto, con el presidente de la comunidad para que sea él quien lo contacte) por si la purga ha afectado negativamente a otras viviendas.

Otras acciones importantes

No todo depende de la presencia del aire en nuestros radiadores. La limpieza de estos también influye en su eficacia a la hora de calentar la casa. Esta es otra operación que haya que realizar cuando la calefacción esté apagada y los radiadores ya se hayan enfriado.